CHILE, Identidad, Cultura y Tradición

Lunes, 05 de Septiembre de 2011 13:52
Valorice este articulo
(104 votos)
Esmildo Pasten Esmildo Pasten

Esmildo Pasten, Investigador del folclore y estudioso de las tradiciones, educa, fomenta y difunde sus conocimientos sobre estos temas. En esta ocasión, nos presenta un gran trabajo haciendo un recorrido por Chile, presentándonos la diversidad folclórica de nuestra Patria.

Para este sitio web, es muy gratificante que este Socio del Club colabore con sus conocimientos y podamos exponerlos a nuestros lectores al comenzar el mes de la Patria.

Si nos adentramos por los caminos de Chile, el campo, la ciudad, la montaña, los valles, las pampas, el desierto, la costa, las islas… nos encontraremos con una diversidad y multiplicidad de expresiones culturales que viven en el corazón de nuestro ser chileno y que nos han acompañado a lo largo de nuestra historia patria: son las costumbres y tradiciones de nuestro pueblo; lenguaje que nos habla de la riqueza de nuestra gente y que se expresa a través de la artesanía, la música, las palabras, el baile, las comidas, los rituales, las ceremonias, el vestuario, la vivienda, las historias, las leyendas, los mitos… y todo aquello que brota  como experiencia de vida de una comunidad y lo incorpora como patrimonio cultural.

Así, en las alturas andinas del norte,  viven en el corazón altiplánico las fiestas de carnavales, la limpieza de canales, los rituales de siembra, el floramiento de animales. Y también se come la calatanta y se bebe la pusitunca, se bailan huaynos, taquiraris, trotes, y al final de la fiesta, resuenan las cacharpayas por los cerros y quebradas. Junto a los ruegos a la  Pachamama, se bailan cuecas  y cachimbos, mientras las centenarias Iglesias  nos hunden en los misterios del sincretismo religioso y se desarrollan actos festivos-religiosos y sacramentales en honor  de los Santos Patronos, con la presencia  de los Sicuras en las zonas cordilleranas de Iquique o de los Catimbanos de San Pedro de Atacama.

not01_092011_01
Calatanta es un tipo de sopaipilla que se cocinaba sobre
las  piedras del fogón.  De ahí su nombre  del  Idioma Aymara  :  Kala:  piedra  y  T’ant’a : pan. Hoy es una costumbre algo perdida.
                                               
not01_092011_02
Pusitunca, del aymará pusitunka, que significa cuarenta, por la graduación tradicional del licor, es un aguardiente hecho de la caña del azúcar, en el altiplano boliviano.

Bajando a las pampas, junto a los fantasmas de las oficinas salitreras, nos encontramos con la devoción mariana. La fiesta Religiosa de la Virgen del Carmen de La Tirana, concentra la mayor manifestación de religiosidad popular vigente de todo el norte grande; peregrinos, devotos y cofradías de danzantes ofrecen todo su fervor en medio del sol abrazador de la pampa del Tamarugal.

not01_092011_03
Virgen de la Tirana, protectora del caminante
not01_092011_04
Virgen de la Candelaria, madre de los mineros.

Los caminos del desierto florido nos llevan por la región de Atacama, zona de gran riqueza minera, también de manifestaciones religiosas junto a la virgen de La Candelaria de Copiapó, centenaria peregrinación que reúne a devotos, bailes religiosos y peregrinos; ocasión para conocer el pajarete, un vino dulce de los valles de Huasco y Vallenar. Es un encuentro con el pasado y el primer ferrocarril y las historias de Chañarcillo y los yacimientos de plata.

Junto a los ríos Elqui, Limarí y Choapa, nos encontramos con una riqueza enorme de costumbres y tradiciones enraizadas en el sentir de nuestra gente. Junto a la devoción mariana más antigua de nuestro país, como lo es Andacollo y sus chinos que datan de 1585, esta zona nos entrega múltiples manifestaciones religiosas diseminadas en pequeños pueblos, villorrios y caseríos.  Es en esta zona donde se alimentan con mayor fervor los mitos y leyendas de alicantos, de grandes vetas de oro jamás encontradas, de  supersticiones, de creencias en castigos a la ambición desenfrenada,  historias de apir y pirquineros. Es la tierra de las Lanchas y Danzas, tradiciones que aún viven en el valle del Choapa. Es la tierra del Cañaveral, danza que vive en la memoria histórica de nuestro folklore.

not01_092011_05
Virgen de Andacollo, llamada cariñosamente “La Chinita”
not01_092011_06
La Iglesia de Andacollo, durante la fiesta de la Virgen

También se desarrolla en estos lugares, una de las expresiones más populares que se viven en fiestas patrias, La Pampilla, tradición y costumbre que se manifiesta en cada pueblo de la Región  los días 19 y 20 de Septiembre y que se define en el lenguaje popular, como un paseo familiar al aire libre para compartir el tradicional  cabrito asado a la parrilla, amén de otras actividades propias de estas festividades.

En los valles centrales  nos adentramos por los caminos que nos llevan al encuentro de ricas costumbres y tradiciones en las más diversas expresiones: dulces y tejidos de La Ligua; mariscales y sopas marineras en los puertos de Valparaíso y San Antonio; “chicha baya y curaora” junto a los dulces de  Curacaví.  Luego de Semana Santa, polvorientos caminos y asfaltadas calzadas, son testigos del paso de cientos de Cuasimodistas “corriendo a Cristo”, a caballo, carretelas, bicicletas o cualquier medio de transporte. Es en esta zona donde trinan los  guitarrones y se escucha el cantar del poeta popular, del contrapunto, de la paya y de las décimas improvisadas. Los caminos de estas tierras  nos llevan a las medialunas de Rodeos y de cantoras, de  fiestas Huasas, de domas, juegos,  pruebas ecuestres y de concurridas carreras a la chilena, junto al arte de la talabartería, de aperos, espuelas, estribos, sombreros y chupallas, de  mantas y chamantos  de las siempre vivas chamanteras de Doñihue. Es el encuentro con las zorreaduras, la caza del conejo  y  del estar atento por si  “salta la liebre” en medio de la noche. Es el suelo de los buenos vinos, tinto y del otro, chacolí y pipeños;  de generosas chupilcas, borgoñas, chichas, aguardientes y mistelas; de ricas cazuelas, humitas con chilena, pasteles de choclo en librillo de greda,  tortillas al rescoldo o el rico pan amasado con chicharrones; perniles y arrollados, pebre y chancho en piedra sopeados, longanizas y estofados. Tierra generosa en relatos e historias de duendes, lagunas encantadas, aquelarres, hechizos y conjuros, leyendas de diablos y brujos, entierros y sortilegios en las noches de luna llena. Tierra de cuecas, tonadas, corridos y rancheras venidas del norte del continente, que junto al pequén, al  chapecao y el costillar, entre otros ritmos, forman parte de la tradición danzable y musical de esta zona. Los caminos de la artesanía es un mosaico de figuras e imágenes  reflejadas en la  variedad de objetos  y materiales: madera, greda, piedra, cuero, vegetales, metales, lana, conchas marinas… que por el arte de las manos y la inspiración del corazón, nos hablan de las costumbres y tradiciones de nuestra gente.

not01_092011_07
Cuasimodistas, acompañando al Sacerdote
not01_092011_08
Chamanteras de Doñihue, mantienen la tradición

Los caminos al sur del Bío- Bío  se caracterizan por la presencia de costumbres y tradiciones nacidas en el seno ancestral del pueblo mapuche y de quienes vinieron a poblar estas tierras y se quedaron para siempre, sembrando y cultivando un modo de identidad  chilena con rasgos netamente regionales que  se integran perfectamente en el acervo cultural nacional. Junto al ceremonial del  Guillatún,  viven los sentires de los campesinos expresados en el danzar de nuestra cueca chilena, en los torneos campesinos,  en la afición por las peleas de gallos, o en los oficios de hachero en medio del bosque de Nahuelbuta o bien, en las historias y leyendas del siniestro cuero, el deforme y tenebroso imbunche y el volador chonchón.

not01_092011_09
La rogativa del Guillatún
not01_092011_10
Nahuelbuta: en mapudungun, tigre grande.

Cruzando el canal de Chacao, nos encontramos con un pueblo que ha sabido mantener vivas y latentes las costumbres y tradiciones heredadas de sus mayores; la música, el canto, las comidas, el vestuario, las historias, mitos y leyendas, nos hablan del lugar de gaviotas y de Huilliches; de barcos fantasmas, de princesas encantadas, del trauco y del pincoy; de camahuetos y de largas noches de invierno junto al fogón entre recuerdos y nostalgias. Los caminos de Chiloé nos llevan por senderos de curantos, milcaos, chapaleles,  chochocas, licor de oro y  majas de manzana; de ponchos de lana, tejuelas de alerce y las centenarias mingas de tiradura y traslado de casas. Los canales nos adentran en la fiesta del espíritu de la religiosidad popular del pueblo chilote, expresada en el encuentro de las bandas de pasacalles, el batir de las banderas de los  señores fiscales, de los ruegos y oraciones de los fieles devotos al Nazareno en la isla de  Caguach.

not01_092011_11
El Camahueto, con su cuerno de poderes curativos
not01_092011_12
Una Minga en la isla de Chiloé
Entre fierdos y canales, avanzamos por los caminos de la patagonia chilena; tierra de rancheras y chamamé, de polcas y paso doble; de churrascos y asados al palo de chivos y corderos; es el compartir el mate amargo junto a los  fogones o en la inmensidad de la pampa mientras se descansa, antes de llegar a la estancia. Esquilas y jineteadas, paliaduras, marca y señalada,  orientan el rumbo de la tradición. Aysén y Magallanes, costumbres y tradiciones al sur del sur, apenas abrigadas por el viento, la lejanía y la soledad.
not01_092011_13
El Chamamé patagónico
not01_092011_14
La esquila en la Patagonia, para la obtención de la lana de oveja
Y más allá, lejos del continente, en medio del pacifico, una Isla nos habla de una manera de ser auténticamente local; nos acercamos en las manos del   Kai-Kai, conocemos de los rituales del Manutara y del culto al Hombre Pájaro o Tangata Manu en la fiesta de las fiestas: la Tapati. Costumbres y tradiciones  totalmente vigentes y que recién estamos descubriendo. Junto al Rano Raraku, se guardan celosamente  historias, mitos y leyendas, vigiladas bajo la atenta mirada de los Moais, verdaderos custodios del mar y del pueblo de Rapa Nui.
not01_092011_15
Los Moais, representarían a los antepasados difuntos para la protección de los habitantes.
not01_092011_16
La fiesta costumbrista TAPATI Rapa Nui reune a todos los habitantes de la isla.
Por los Caminos de Chile, un recorrido de sur a norte, de la cordillera a más allá de las olas, para encontrarnos con la savia del pueblo chileno, con su alma y espíritu. Expresiones que recorren nuestra geografía, comunicándonos con las costumbres y tradiciones que viven en el corazón  de Chile y su gente.

 

Informacion adicional

  • Reportaje de: Esmildo Pasten
  • Fotografía de: Esmildo Pasten

Buscar Contenidos del Club

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Portadas 2011