El Club cerró agitado año del Bicentenario

Lunes, 10 de Enero de 2011 13:34
Valorice este articulo
(27 votos)

Con una pormenorizada cuenta de los principales hitos y actividades del año, el presidente Patricio González Silva dio por cerrado el agitado año del Bicentenario durante la cena realizada la noche del 30 de diciembre en el casino institucional y que contó con la presencia de socios, familiares, amigos e importantes invitados.



En la terraza, frente al Salon de Honor y en la medida que hacían se arribo, se fueron juntando huasos, familiares e invitados de los socios que concurrieron hasta el club para participar de la tradicional cena de fin de año con que el club cierra un ciclo más de su larga y fructífera vida institucional.
Luego de un animado cóctel al aire libre, que sirvió para dilatar el ingreso al casino mientras bajaba la temperatura ambiente reinante, las autoridades del Club hicieron propicia la oportunidad para que dos importantes invitados firmaran el Libro de Visitas Ilustres, que fuera inaugurado por la presidenta Michelle Bachelet el año 2009 y que también recoge la rúbrica de otras importantes autoridades.

Así es como estamparon su firma el Director de la Escuela de Montaña del Ejército, coronel Sr. Camilo Vidal Castillo, y el Presidente del Instituto O'Higginiano, Sr. Pedro Aguirre Charlin, quienes honraron al club con su presencia en esta tradicional cena anual.

Minutos más tarde se procedió a ingresar a los comedores, donde socios e invitados ocuparon sus mesas para luego cantar el himno nacional.

Posteriormente el animador oficial, Esmildo Pastén, invitó al presidente del club, Patricio González Silva, para que hiciera uso de la palabra. Tras un detallado recorrido por las fechas, hitos y actividades más importantes del año, el timonel del club dejó ver una serie de importantes logros alcanzados durante el año y destacó la representación de distintos socios en el ámbito deportivo y cultural.

Finalizado el discurso, González Silva premunido de una copa de champagne ofreció el brindis oficial y se dio inicio a la cena.


Durante la comida hizo su presentación la Agrupación Folclórica del club que llamó poderosamente la atención de todos los presentes, al ofrecer un cuadro porteño con vestimenta absolutamente innovadora, y desconocida hasta ahora, en los integrantes de este grupo que está cada vez mejor.


Concluida esta primera parte de la aplaudida presentación, el directorio institucional quiso hacer, en las personas que actuaron como abanderados y escoltas, un reconocimiento a todos los socios que participaron y desfilaron en la Parada Militar del Bicentenario. El presidente y el vicepresidente del club fueron los encargados de ir entregando a dichas personas, en la medida que eran nombrados, un diploma recordatorio de tan magna ocasión.


El primero en recibir dicho impreso fue don Manuel Célis Vallejos, quien hasta hace pocos días era el abanderado oficial del club y que a sus 80 años de vida dio un paso al lado para que lo reemplace alguien de menor edad, debido a las altas exigencias que demanda este noble cargo. El ex abanderado, que fuera profusamente homenajeado en el último rodeo de la casa, también recibió la "espuela de oro", máxima condecoración del Club Gil Letelier, por su larga trayectoria junto al pabellón patrio.


Una nueve presentación de la Agrupación Folclórica, esta vez del elenco más joven, vino a distender los emotivos momentos vividos mediante un cuadro de la zona central, ocasión en que sus integrantes sacaron a la pista a improvisados bailarines(as) que calladamente zapateaban debajo de la mesa, de puras ganas de salir a bailar un buen pie de cueca.


La especial noche de gala no solo se prestaba para baile y alegría, porque además de los reconocimientos antes descritos hubo tiempo para la emoción; ésta sobrevino de manera muy especial en los profesores de la agrupación folclórica del club, el matrimonio conformado por Héctor Bastías y María Ester Domínguez, quienes recibieron un significativo reconocimiento por parte de los propios integrantes del elenco, los padres de éstos y del directorio del Club, que entregaron un hermoso ramillete de flores, una gran foto enmarcada y un diploma, con los que se destaca su valioso aporte a la agrupación, al desarrollo de folclore y a la enseñanza entregada a tantos jóvenes que cultivan el amor por nuestra música y nuestras danzas tradicionales.


"Estamos felices por este reconocimiento"
-comenzó diciendo Héctor, acompañado de su esposa, sin que ninguno de los dos ocultara su emoción entre los abrazos y besos afectuosos de sus discípulos que se acercaban a saludarles- "estamos felices y contentos, pese a que éste ha sido un año especialmente difícil, bastante duro y sacrificado. Comenzamos a tropezones pero salimos adelante con paciencia y perseverancia, porque, tal como decía mi abuelo, los problemas hay que echárselos al hombro; primero que todo está la institución que nos acoge".

Sencillas y sinceras palabras que fueron avaladas letra a letra por María Ester, quien lleva en la sangre y en la piel este amor inmenso por nuestras tradiciones. Ello hace que la entrega de esta pareja sea auténtica, lo que les permite sobrellevar los obstáculos y cortapisas que a veces se presentan en el camino.

Merecido homenaje, no cabe ninguna duda.

Pero así como para estos entusiastas profesores, también hubo otro reconocimiento para el director institucional José Saa Berríos, quien es el responsable de esta área y encargado de la supervisión de la Rama Folclórica. Por su labor y apoyo a las actividades que realiza la agrupación, el directorio, a nombre de todo el Club, quiso entregar a Saa Berríos un sentido testimonio.


Al momento de agradecer, entre sus dichos el director no escatimó en palabras de reconocimiento y gratitud hacia el matrimonio Bastías-Domínguez por su encomiable labor, al entusiasmo de los integrantes de la agrupación y de sus padres, y al respaldo que le ha ofrecido el presidente del club y restantes directores al nombrarlo como director responsable.


También hubo otro pareja homenajeada: el socio postulante Juan Segovia y su señora Guillermina. Este gentil matrimonio que se desenvuelve en el ámbito de las artes gráficas, de un tiempo a esta parte ha tenido muchos actos de entrega para con el Club, siendo el primero de ellos la confección de un hermoso recuerdo con motivo de la venida de la ex presidenta Bachelet. De allí en adelante se han sucedido las muestras de su generosidad. Digno de destacar fue la confección del nuevo Estandarte del club y de mil pañuelos estampados con nuestro logotipo que fueran entregados graciosamente al público asistente, en la tribuna oficial de la elipse del Parque O'Higgins, durante la Parada Militar del Bicentenario.

191-200Por otra parte, ya casi concluida la cena, tuvimos oportunidad de conversar con uno de los invitados de honor a esta cena de fin de año. Nos referimos al coronel Camilo Vidal Castillo, autoridad máxima de la Escuela de Montaña del Ejército, que en reiteradas oportunidades ha recibido tremendamente bien a delegaciones de nuestro club cuando han llegado hasta las instalaciones militares de Río Blanco y Portillo, haciendo gala de su gran espíritu fraterno.

"Estoy tremendamente agradecido por esta invitación, en representación de toda la Escuela de Montaña del Ejécito, porque Uds. han sido unos verdaderos amigos parta nosotros. Amistad que partió en febrero con el cruce de los Andes, cuando un grupo de huasos del Gil Letelier llegó sobre los 4.000 mts. de altura para acompañarnos allá en el Cristo Redentor, junto al Ejército argentino. Así que esa amistad que nació a principios de este año, hoy me tiene muy contento y orgulloso de poderles acompañar en esta cena con que finaliza el 2010".


Coronel, ahora que ha llegado hasta nuestras instalaciones y nos conoce más de cerca ¿cuál es su percepción del Gil Letelier?

"Aparte del cariño y de todos los gestos de amistad que Uds. nos han demostrado, no deja de impresionarme algo que yo siempre he sostenido sobre esta Institución: que son muy apegados a nuestra historia, muy apegados a las formalidades y a todas aquellas cosas que no deben perder su importancia, pese al mundo globalizado en que vivimos, esas son nuestras raíces y Uds. son unos de los precursores de ellas y son unos de los que las mantienen hasta el día de hoy".


De esta forma y en un ambiente muy grato, la noche fue adentrándose en la madrugada. Concluida la cena sólo restaba echar la casa por la ventana. Sobre una tarima se instaló la banda "Frescura Tropical" y junto al inicio de sus sones desapareció, como por arte de magia, toda la formalidad que había reinado hasta ese minuto.

Era hora de bailar y de despedir el complicado año 2010, pero que sin embargo, al Club le trajo más cosas buenas que malas. Pero independientemente de como hayan sido estos últimos doce meses, todos, cual más cual menos, con la sonrisa dibujada en el rostro, con la camisa arremangada y algo de sudor en la espalda, despedían el año de muy buenas ganas. 

Informacion adicional

  • Reportaje de: Rafael Garetto L.
  • Fotografía de:

Galeria imagenes

Buscar Contenidos del Club

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Portadas 2011