Lo que es bueno... es bueno

Jueves, 16 de Diciembre de 2010 23:58
Valorice este articulo
(14 votos)
EXTRAORDINARIO RODEO DEL CLUB EXTRAORDINARIO RODEO DEL CLUB

El habitual cara y sello que ofrecen las cosas quedó más patente que nunca luego que concluyera el reciente rodeo organizado por nuestro club. Después de haber conocido las penas del infierno tras el primer rodeo que se hizo hace exactamente dos meses  y que le significó una fecha de castigo al club, este fin de semana nuestra institución tocó el cielo gracias a un rodeo extraordinario que dejó contento a todo el mundo y que sirvió, además, para demostrar que no existe nada imposible cuando las cosas se hacen bien.


Rafael Garetto L.

Si alguien todavía no cree en la importancia de contar con buenos animales para hacer un buen rodeo y que solo basta con cumplir trayendo cualquier tipo de ganado, lo que ocurrió este fin de semana en las arenas de nuestro club es un rotundo mentís a los que así pudieran pensar, puesto que una vez más quedó en evidencia, taxativamente, que este deporte está dramáticamente supeditado a la calidad de los novillos que se corren.

En este segundo rodeo la apuesta fue grande, y tal como lo dijo el presidente del Club, Patricio González: "salimos bien gracias a que nos atrevimos".

Pero vamos por parte y veamos como se desarrolló este rodeo que, por primera vez, el club realizó en la categoría de día y medio.
Es decir, tres series libres y la serie campeones.

Las autoridades del rodeo fueron su presidente, Patricio González Silva; el delegado fue Gonzalo Phillips Montes y, como jurado, un correcto Luis Illesca, que tuvo un muy buen desempeño.


Ya desde comienzos de la primera serie las cosas empezaron a ir bien, con un ganado un poquito más pesado que en las dos series posteriores, pero que se prestaron muy bien para un lucido primer capítulo, donde, dicho sea de paso, premiaron las primeras dos colleras del Club: José Navarrete y José Muñoz en Carretera y Aduanero, y Rodolfo Fernández junto a Angelo Toledo en Chorrillo y Maliciosa.


Si la primera serie fue buena, la segunda fue mejor aún, lo que se reflejó en el puntaje alcanzado (15 puntos), que no es frecuente en series de esta asociación. Sin embargo, ninguna collera del club figuró en los premios, quedando las ilusiones reservadas para la mañana siguiente.


El domingo se comenzó a correr a media mañana, sin grandes apuros y con un día un poco más caluroso que el anterior, lo que no era tan difícil ya que el sábado se presentó con bastante viento y amenazantes nubes negras que dejaron caer algunas gotitas para el susto.

Esta serie dominical, la última en entregar premios, tenía reservada algunas sorpresas para los jinetes del Gil Letelier, ya que Carlos Bórquez y Juan Peña se la ganaron de excelente forma en los lomos de Cotyta y Rapero, y por si fuera poco, tras ellos desfilaron los segundos campeones, también del Club, José Muñoz y Oscar Baeza en Almendro y Arrestao, y finalmente también se agregó la collera de Jorge Soto y John Vásquez en Faustino y Mapuchito con la que el club totalizó cinco colleras para la serie campeones que se correría en la tarde.

Otro ganador fue el joven jinete Pedro Donoso, quien montando a la yegua Prometida, muy completa por lo demás, hizo 32 puntos en el movimiento a la rienda, con parciales de 4 en Morfología, 8 en Andares, 6 en la Troya, 5 en el Volapié, 9 en Vueltas sobre parado y 0 en Desmontar y montar.


  • MERECIDO HOMENAJE

El domingo en la tarde hasta el colero andaba peinadito en espera de que comience la final, pero la tradición dice que hay que esperar un poquito más porque es el momento de las ceremonias más significativas del rodeo, como son el izamiento de la bandera nacional, el novillo del silencio, la elección del sello de raza y otras, como veremos a continuación.

Ex profeso se eligió este momento para efectuar un merecido homenaje a un hombre que paseó su persona por distintos escenarios del país como abanderado oficial del Club, siendo el encargado de portar con gran orgullo el pabellón patrio en cada lugar donde nuestra Institución se presentó. Nos referimos al director honorario, don Manuel Célis Vallejos, quien a sus 80 años y tan vigente como cuando tenía veinte, cabalgó por variados lugares encabezando delegaciones montadas del club.


Durante muchos años fue el primer hombre en desfilar en el Parque O'Higgins, al encabezar la presentación del Gil Letelier en la Parada Militar. Así también lo hizo en reiteradas oportunidades en la Escuela Militar, en la Plaza de Armas de Santiago, en la Escuela de Montaña del Ejército, incluso encabezando una columna a lomo de caballo en el Cristo Redentor, en el límite fronterizo con Argentina, a más de 3.000 mts. s.n.m. en la alta cordillera.


En el centro de la medialuna, con su cuidada figura, su hermoso chamanto y su estampa de hombre curtido bajo el ala de su sombrero, don Manuel entonaba la Canción Nacional por última vez como abanderado oficial del club. Con la sensibilidad a flor de piel y con cada recuerdo asomando por sus ojos y rodando cuesta abajo hasta humedecerle la barbilla, en gallarda postura el viejo abanderado soportaba estoico los embates del llanto contenido, asemejando un erguido pellín blanquecino, que inconmovible recibe en su rugosa corteza los avatares de la tormenta. 


Para tan señalada ocasión el directorio en pleno se apersonó en la medialuna y su "ahijado", Amador Hernández, vicepresidente del club, fue el encargado junto al tesorero Mario Saavedra, de entregar a Manuel Célis un trofeo a modo de reconocimiento por tan dilatada e importante labor.  Fue el propio vicepresidente quien recibió el pabellón nacional para dejarlo en custodia en espera del nombramiento del nuevo abanderado institucional, quien tendrá la misión de reemplazar a un hombre que por años ha sido todo un icono para nuestro Club.


Concluido este significativo acto, el capataz ordenó formar las colleras para correr el novillo del silencio.


En esta oportunidad se hizo un sentido recuerdo del extinto socio don Luis Arriagada Soto, quien ocupara reiteradamente los cargos de secretario, pro-secretario e incluso, en dos períodos, el puesto de presidente del Club. Luego de una reseña que leyera José Saa Berríos, se dio toro a los jinetes que esperaban junto al toril, Manuel Célis (director honorario) y Pedro Adasme (capataz del rodeo) para que lo corrieran en nombre de don Luis Arriagada, quien falleciera, a avanzada edad, el pasado mes de noviembre .


Poco después se procedió a la jura del Sello de Raza, que estuvo a cargo de Pablo Adasme y de este cronista, Rafael Garetto, resultando elegida la hermosa yegua negra Macal Esperanza, de 8 años de edad, criolla de Alejandro Loaiza (QEPD) e hija del Canta Gallo en una hija del Pretal.

  • DE VUELTA AL RODEO

Y finalmente llegó la hora de la verdad. Las 20 colleras premiadas en las series (7+7+6) debieron apegarse al apiñadero y los jinetes dueños de casa Jorge Soto y John Vásquez fueron los encargados de abrir los fuegos.

En el primer animal casi no hubo puntos malos y fueron 16 las colleras que pasaron al segundo toro, de un punto bueno hacia arriba, destacándose justamente las tres colleras que a la postre se llevarían los premios del champion.

Bernardo Ruíz y Justino Cabrera del club Quinta Nomal entraron al segundo animal con 10 puntos en el bolsillo, lo propio hizo José Luis Moure y Juan José Rivera en Ocurrente y Alboroto, en tanto que estos mismo jinetes tenían un ahorro de 7 puntos en las yeguas Pauta y Pintura, quedando conformada así la triada que acapararía la atención y la mayor cantidad de puntos en los animales venideros.


Así las cosas, solo es cuestión de ordenar estas tres cartas para conocer el resultado final del champion:

Primer y segundo lugar para Moure ("Coteco") y Rivera, en Ocurrente y Alboroto, con 31 puntos y en las yeguas Pauta y Pintura con 26. El tercer lugar fue para los de Quinta Normal en Desplante y Refuerzo con 23 puntos.

Respecto de los jinetes del Club, podemos decir que la mejor figuración la tuvo la collera de José Muñoz y Oscar Baeza en Almendro y Arrestao, que corrieron el tercer animal totalizando 10 puntos (5+3+2). La collera de Soto y Vásquez también corrió el tercer animal, aunque con menos suerte porque solo sumaron 2 puntos (1+4-3)


  • RESUMEN DE OPINIONES

Por todos los rincones del Club se escuchaban solo comentarios halagadores: un rodeo extraordinario; estos son animales para un clasificatorio; el mejor rodeo de la temporada; mucho tiempo que no se corría ganado así; etc.Tanto es así que el presidente del club desde temprano comenzó a recibir felicitaciones y comentarios positivos.


  • GONZALO PHILLIPS MONTES (Delegado)

El delegado Gonzalo Phillips fue la primera persona que entrevistamos y solo emitió opiniones favorables:
La verdad es que estoy contento porque fue un muy buen rodeo, de principio a fin, se notó el esfuerzo de los dirigentes y de todos los socios del club que se preocuparon de todos los detalles y para mí, como Delegado, la verdad es que tuve muy poco trabajo porque todas las cosas funcionaron, así que no me queda más que felicitar a la gente del Gil Letelier por su rodeo.

Se corrió muy buen ganado, en la serie campeones fue extraordinario, ningún novillo malo y las colleras que llegaron más arriba es porque andaban más de a caballo, ya que el ganado no fue determinante en lo netamente competitivo.


Quiero destacar también que tenían el ganado necesario para hacer el rodeo, porque en las series, primeros y segundos animales y en los desempates no se repitió ningún animal, mucho menos en el champion. Eso habla que estaban preparados para recibir las colleras que llegaron.


Respecto a la medialuna no la vamos a descubrir ahora, pues aquí se han hecho varios clasificatorios y es sin duda una de las mejores plazas de Santiago. Es un verdadero lujo, muy bien presentada por lo demás. No hay nada que decir.


Afortunadamente la  gente de acá de Santiago es disciplinada y no hubo ningún tema reglamentario que atender. Me voy muy contento y satisfecho.


  • PATRICIO GONZÁLEZ SILVA (Presidente)

El club ha hecho este rodeo con harto sacrificio, con harta dedicación y entrega. Porfiamos harto con los animales, porque la verdad de las cosas es que vimos mucho ganado, buscamos harto y nada nos satisfacía, pero al final se dio con algunos ganaderos que nos daban cierta seguridad, aunque en esto siempre existen riesgos.  Incluso para el champion trajimos animales desde Puerto Varas con un costo bastante elevado pero que cumplió con nuestras expectativas, y si el rodeo no salió con mayor puntaje es porque esto también es un reflejo de nuestro medio.

Fue un desafío grande, había mucho escepticismo, nadie creía en nosotros ni en mi persona. No fue fácil conseguir los apoyos, pero cuando éstos se logran la actitud de un presidente se ve fortalecida y encara los desafíos. Así yo lo hice y me siento doblemente contento, por el apoyo recibido y por haber encarado con decisión este tremendo compromiso en el cual no podíamos desteñir y que, finalmente, resultó con tanto éxito.


Esto feliz de recibir tantas felicitaciones venidas de hombres que llevan mucho tiempo en esto y que tienen una gran experiencia. No puedo menos que sentirme orgulloso de ser dirigente del Gil Letelier.


  • JOSÉ LUÍS "COTECO" MOURE (Campeón)

El campeón y vicecampeón del rodeo no podía ocultar su alegría y comenzó diciéndonos:
En primer lugar quiero dar las gracias al Club Gil Letelier, que es un club muy serio y que con su presencia nos representa a todos los huasos de Chile en diferentes actos y también felicitarlos por este este extraordinario rodeo que hicieron, sin repetir ni un toro y con un champion de primera, a nivel de clasificatorios y champion de Chile y que de cierta forma se vio reflejado en los puntajes alcanzados.


Usted sabe como es el rodeo y en la cancha cualquier cosa puede pasar. Los caballos venían bien y esperábamos que nos saliera un par de toritos buenos, así que feliz con lo que se nos dio, quedaron las dos colleras con requisito. La collera campeona que es la que corre mi papá quedó con 12 puntos y las yeguas con 11 puntos.

ir arriba