NUESTRO AMIGO JORGE ALVARADO PARTIÓ EN EL GALOPE ETERNO

Martes, 28 de Agosto de 2018 01:33
Valorice este articulo
(2 votos)

Ayer jueves 23 de agosto fue despedido por socios y amigos en la capilla criolla de nuestro Club.

jorge alvaradoHondo pesar, momentos de emoción, de gargantas apretadas, globos lanzados al aire, escolta de a caballo. Todo eso y más hubo en la despedida de Jorge Alvarado Bracho, quien falleciera esta semana tras luchar denodadamente contra una cruel enfermedad. Ayer jueves 23 de agosto, tras efectuarse su velatorio, con guardia de honor en el Salón de Honor "Ernesto Santos Fernández" de nuestro Club Gil Letelier, se realizó una misa de despedida en la capilla criolla de nuestra institución, a las cual asistieron sus familiares, integrantes del Directorio, socios y amigos. Además, su caballo Cariñoso y una escolta de siete jinetes a caballo.

La misa a la chilena, con Patricio Meza y Juan González en las canciones sacras y el acompañamiento musical, plasmó el afecto de todos por Jorge Alvarado y esa cueca bailada por su hija Anita junto al féretro, fue un momento que permanecerá por siempre en el tiempo. Como también lo fue ese brindis con vino de nuestra tierra y cuando ya su ataúd estaba dentro de la carroza, globos blancos, rojos y azules fueron liberados para que ascendieran al Cielo y avisaran que Jorge Alvarado iba cabalgando.

Finalmente, el cortejo emprendió rumbo a la salida de nuestro recinto, pasando entre los jinetes que hicieron sonar sus espuelas como tintineante despedida y luego enfiló hacia el Cementerio Parque del Sendero de Maipú, donde desde ahora descansan sus restos mortales.

Al despedir al socio y amigo, el presidente del Club Gil Letelier, Amador Hernández, batallando contra ese sentimiento que apretaba los corazones de todos los presentes; manifestó: "Sé que va a ser difícil hablar en este momento, pero fue en octubre del año 2000 cuando Jorge Alvarado Bracho firma el Registro de Socios de nuestra Institución. A sus 43 años de vida llega a compartir el folclore chileno y el amor de nuestros caballos corraleros".

"Fueron 18 años donde pudimos conocerlo, compartir con su familia, disfrutar del rodeo chileno, sentarnos alrededor de una mesa con el solo fin de conversar. Hombre simple y sincero, nacido en la bella localidad de Osorno un jueves 18 de abril de 1957. Hijo de doña Rut Eliana Bracho y de don Víctor Alvarado. Extrañaba ese suelo húmedo, con aroma a yerbas del Sur, recordándolo y contando sus vivencias de antaño", agregó.

"Casado con Ana María, iban a cumplir 38 años de matrimonio el 28 de noviembre de este año. Con sus hijas, Carolina y Anita María, llenaron su vida y las invitó también a participar en el Club, dándole vida y nuevos aires a la Rama Folclórica, donde pudieron expresar su visión de la Cueca. Así fue Jorge; disfrutó y también trabajó por el Club. Tuvo a su cargo la dirección de la Rama Folclórica y participó del Directorio, manteniendo el cargo de tesorero en los períodos 2004-2006 y 2006-2008", señaló.

Y continuó: "Es difícil expresar en pocas líneas la vida de un amigo. Es más desolador venir a despedirlo, saber que no volveremos a escuchar su voz, estrechar su mano, responderle con un abrazo de amistad. Jorge, el pecho se aprieta al decirte adiós. Espero que el eco de estas sencillas palabras te acompañe por siempre. Al recordarte querido Jorge, te veo engalanado con tu chamanto rojo y sombrero de paño negro. Siempre entusiasta en participar en cada actividad institucional. Te extrañaremos y se sentirá que ya no estés, porque en el espacio que te ganastes en estos años, no podrás ser reemplazado".

"Son estos duros momentos en que reclamamos al Creador: ¿por qué se va un hombre bueno y un amigo? Nos queda el consuelo de haberte conocido y de haber podido compartir aquí junto a toda su familia. La pena evidente que nos embarga, con el paso del tiempo se transformará en recuerdos, que nos llevarán a volver a compartir contigo. Resonarán los cascos de los caballos sobre el suelo del Club en esta despedida. Y el silencio de estos huasos se hará sentir respetuoso de esta cabalgata hacia la Eternidad. Elevaremos una oración por tí, esperando que nos acompañes por siempre, ya que tu huella quedó marcada en este Club. Hasta siempre, Jorge Alvarado, amigo, corralero, huaso del Gil Letelier. Muchas gracias", concluyó.

Informacion adicional

  • Reportaje de: Miguel Angel Moya Badilla
  • Fotografía de: Miguel Angel Moya Badilla

Club Gil Letelier en Parada Militar 2017

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Portadas 2018