EMOTIVA DESPEDIDA LE BRINDÓ CLUB GIL LETELIER A “Tío Lucho”

Jueves, 05 de Octubre de 2017 20:18
Valorice este articulo
(0 votos)

Responso y guardia de honor formaron parte del homenaje en la capilla de la institución.

13

La emoción hizo brotar lágrimas en muchos de los presentes y algunos de los que testimoniaron los afectos que el querido "Tío Lucho" se ganó con su caballerosidad, su auténtico ser huaso, sus experiencia y ese amor por los caballos y el Rodeo, a duras penas pudieron hilvanar aquellas palabras nacidas del corazón.

Fue la despedida del Club del Rodeo Chileno Gil Letelier, de su directiva, socios y amigos, que recibió don Luis Domínguez Mohr, Campeón de Chile el año 1978 junto a Alberto Schwalm

en Vistazo y Estribillo y director honorario de la institución.

Una escolta de jinetes a caballo fue a esperar la carroza fúnebre con sus restos mortales un par de cuadras antes del ingreso al recinto, la que se fue abriendo paso, gracias al apoyo de dos carabineros en moto, entre el tránsito de Avenida Carlos Valdovinos. Ingresó por el amplio portón de Avenida Carlos Valdovinos 2951 y manos amigas trasladaron su féretro hasta ubicarlo frente al altar de la capilla, la misma que semanas atrás había acogido a Canito Goza.

Se dio comienzo al responso, con la presencia de sus familiares y muchos socios del Club, además del acompañamiento musical de Juan González, presidente del Club, con su acordeón y el socio Patricio Meza en la guitarra y la voz y una guardia de honor junto a su féretro.

Fueron minutos para quebrar a los más duros, donde los diversos oradores, incluyendo al timonel de la institución, Juan González, a Manuel Celis, a Carlos Pereira representando a la Asociación Santiago, a Juan Peña y Jorge Alvarado, vertieron palabras que fueron retratando a "Tío Lucho" y dándole el último adiós.

Un brindis con vino de nuestra tierra y una cueca valseada que bailaron Jorge Alvarado y su hija, además del aplauso de todos los presentes, pusieron fin a este emocionante homenaje y despedida a uno de los que dejaron huella en el Club. Luego los integrantes de la guardia de honor trasladaron su féretro hasta la carroza, la que escoltada por los huasos del Gil Letelier a caballo, tomó nuevamente por Carlos Valdovinos en dirección a Calera de Tango, donde se efectuaría su velatorio en la Iglesia de Los Jesuitas.

"La vida hay que disfrutarla"

Tras el término de la ceremonia religiosa, conversamos con el presidente del Club, Juan González Berríos, sobre la partida hacia la Medialuna Eterna de "Tío Lucho".

15

"Es una pérdida irremplazable; hemos perdido uno de los grandes corraleros que tenía nuestro país. Para nosotros, tener un Campeón de la categoría de don Luis Domínguez, más conocido como Tío Lucho acá en el Gil Letelier, era muy destacable. Hemos perdido un gran amigo, un director honorario ejemplar".

"Al despedirlo recién, yo decía que no tuve el gusto de verlo correr, sólo he visto videos. Pero por ejemplo, un amigo de Los Andes me manifestó que Luis Domínguez era un corredor de excepción. Me contó este amigo que una vez corriendo con Benjamín García-Huidobro, a Tío Lucho le salió un toro malo. Le preguntaron de inmediato qué había parecido el toro malo. El contestó: Los toros malos hay que hacerlos buenos y los toros buenos hay que aprovecharlos. Ahí estaba clarito todo", añadió.

"También me contaron que don Luis Domínguez nunca perdía la primera atajada. Sea el toro que fuera, Lucho Domínguez le ponía. Entonces, hemos perdido un gran corralero, hemos perdido un gran amigo, hemos perdido un gran socio. Estuve conversando con él en septiembre y le pedí la receta de cómo hacerlo para conservarse tan bien, de tan buena forma. Me dijo: Hay que ser feliz en la vida y creo que hoy, con la despedida que le hemos dado aquí en el Club, yo creo que se fue feliz", enfatizó.

"Estamos tristes, hemos perdido un gran amigo, pero Dios sabe por qué hace las cosas en esta vida. Solamente nos queda tener tranquilidad, seguir luchando y copiar lo que él heredó a los corraleros de este país. No he escuchado a ningún corralero que diga que Tío Lucho no era así como lo conocíamos. Con todos los que he conversado, me han dicho que Luis Domínguez, Tío Lucho como le decíamos nosotros, fue un corralero de excepción", concluyó.

Informacion adicional

  • Reportaje de: Miguel Angel Moya Badilla
  • Fotografía de: Miguel Angel Moya Badilla

Galeria imagenes

Club Gil Letelier en Parada Militar 2017

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Portadas 2017